SENDEROS DE SILENCIO, EL OTRO GREDOS

1ª JORNADA.- La Parra-Barajas de Gredos. (28 kms.)

Los últimos rincones del valle del Tiétar antes de perderse en las paredes de Gredos los recorreremos en nuestros caballos hasta llega a la localidad de Cuevas del Valle,  puerta entre el sur y el norte. Destaca la Calzada Romana del Puerto del Pico, históricamente lugar de paso de mercancías y ganados entre la meseta norte y el valle del Tiétar, Extremadura y Toledo. A paso pausado ascenderemos sus tortuosas y empinadas curvas hasta coronar en las praderas alpinas del puerto.

Calzada Romana del Puerto del Pico

Calzada Romana del Puerto del Pico

 

Descanso para nuestras monturas y buena gastronomía en el restaurante la Parada del Arriero para los jinetes. Después de un merecido descanso, el cordel ganadero de Barco de Ávila por el que discurre el GR-10 nos acercará hasta Barajas de Gredos entre manadas de vacas que pacen en sus cuarteles de verano. Antes de llegar, refrescaremos nuestro camino con la sombra del pinar de Navarredonda, espacio natural que invita al sosiego.

Llegados a Barajas, dejaremos nuestros caballos en su alojamiento y los jinetes iremos al nuestro, en esta ocasión el Hotel Rural La Dehesilla. De nuevo la gastronomía será protagonista.

2ª JORNADA.- Barajas de Gredos-San Miguel de Corneja. (26 KM)

Seguimos recuperando cordeles ganaderos, esta vez hacia San Martín de la Vega del Alberche. El milano real acompaña con su vuelo nuestro camino hacia el Puerto de Chía. Este puerto separa la comarca del Alto Alberche y el valle del río Corneja. El Alto Alberche es una inmensa vega de praderas que acogen a un gran número de vacas y caballos, único medio de vida de estos parajes. El descenso del puerto de Chía es rápido pero atractivo, un pequeño camino empedrado, y horizontes de grandes praderas y bosques de robles y fresnos. A medio descenso haremos nuestra parada para comer. Por la tarde cruzaremos las localidades de Navacepedilla de Corneja y Villafranca de la Sierra por pequeños senderos que en ocasiones quieren desaparecer de nuestros ojos para sorprendernos con bellos e inaccesibles rincones de naturaleza desbordante.

 

De camino a Villafranca de la Sierra

De camino a Villafranca de la Sierra

 

Para terminar la jornada, llegaremos a la pequeña localidad de San Miguel de Corneja, para alojarnos en la casa rural “La Casita de Peñanegra”. Después de dejar todo en orden, nos acercaremos a cenar a Piedrahita, capital del valle del río Corneja. Algunos de sus edificios históricos nos acompañarán en un paseo relajante para conocer un poco más de esta localidad.

 

3.- JORNADA.- San Miguel de Corneja-Aldeanueva de Santa Cruz. (28 kms.)

A lo largo del día recorreremos diferentes senderos, con más o menos dificultad. Senderos de silencio, antiguamente transitados por los habitantes de los pequeños pueblos que se han ido abandonando a lo largo de los años y que la memoria va perdiendo según crece la maleza. Es jornada para disfrutar del caballo y del entorno, sin aderezos, sólo naturaleza y espacios que descubrir.

Aldea del Cardedal

Aldea del Cardedal

 

La jornada termina en Aldeanueva de Santa Cruz, pequeño pueblo de esta comarca que conserva con más o menos fortuna el Convento de las Dominicas que data de 1480. Destacan también su iglesia parroquial de la baja edad media, y dos ermitas, aunque una de ellas muy deterioradas. Esta localidad invita al descanso y a la tranquilidad, ideal para reponer fuerzas. Nos alojaremos en la casa rural “Tejas Verdes”.

 

4.- JORNADA.- ALDEANUEVA DE SANTA CRUZ-BARAJAS DE GREDOS (31 KMS.)

Por la zona conocida como el Balcón de Gredos, con el circo central siempre como referencia, recorreremos grandes espacios abiertos salpicados por pequeñas aldeas serranas, algunas con apenas 2 ó tres habitantes, con su mampostería en seco de piedra granítica. De nuevo pequeñas sendas y veredas ganaderas que no trasladan a otras épocas, nos acercan al cordel de Barco de Ávila, cuyo trazado nos dejará en Navacepeda de Tormes para la comida.

 

Mampostería en seco

Edificación en granito

 

Por la tarde, la dehesa de Navacepeda, salpicada de bosques primarios de robles, nos recuerda que estamos en el Valle del Tormes, epicentro de la actividad turística de la Sierra de Gredos. Revasada la población de Hoyos del Espino, apenas media hora para llegar de nuevo a Barajas de Gredos para terminar la jornada en el hotel rural La Dehesilla.

 

5ª JORNADA.- BARAJAS DE GREDOS-LA PARRA. (29 kms)

Grandes contrastes nos esperan en el recorrido de hoy. La primera parte es un ascenso suave por la cara norte de Gredos, entre praderas alpinas y arroyos, entre manadas de vacas y de caballos, hasta alcanzar la cota de los 2000 mts. de altitud. Mucho silencio y aire limpio, de nuevo el milano real y el buitre se dejan ver en el cielo. Pronto llegaremos al territorio de la cabra montesa, que con un poco de suerte se dejará ver. Antes de coronar este ascenso, disfrutaremos de una inmejorable panorámica del valle del Tormes, la Serrota, la Sierra de Ávila y las estribaciones orientales de Gredos.  Y sin previo aviso, de repente, nos encontramos de frente con los fértiles valles del sur. Un inmenso espacio que arrebata el aire. Un descenso que promete emoción por una vereda apenas visible y unos zig zag marcados sobre el suelo granítico de Gredos. Estamos en el Puerto de El Arenal.

Puerto de El Arenal

Puerto de El Arenal

 

Terminado el descenso, nuestros caballos necesitan relajar sus patas y nosotros aprovecharemos para dar cumplimiento a una buena comida campera en el alto de la Centenera. Se aproxima el final de esta ruta de 5 días. Ya por pistas forestales amplias y con vistas sobre el Barranco de las Cinco Villa, iremos por la tarde dando cuenta de los pocos kilómetros que nos quedan para llegar a La Parra. Poco a poco, recordando las jornadas pasadas, nos daremos cuenta de que el principal compañero de estos días, además de nuestros caballos, fué el silencio de los senderos de Gredos.

 

DSCF1912

 

 

 

 

 

Anuncios