Puente de Mayo, tiempo de aventura

JUEVES 1 DE MAYO

A las 10 de la mañana damos comienzo a este viaje aventurero que os proponemos. Cruzando la localidad Arenas de San Pedro, tomamos el camino viejo de Poyales. Es un camino umbrío, estrecho y frondoso. Muy parecido a una selva es el entorno de este camino en su primer tramo.

Puente sobre el Río Pelayos

Puente sobre el río Pelayo

Cuando dejamos de acompañar los cauces de los ríos Pelayo y Arenal, nos adentramos en pinares de silencios y calmas, sólo el pisar del caballo rompe la quietud de estos parajes. Y así, sin darnos cuenta, llegamos a la estruendosa cascada del río Arbillas y su puente exiguo.

Puente sobre el río Arbillas

Puente sobre el río Arbillas

 

 

Nos espera la Cantina del Rinconcito con un menú reconfortante.  Después de la sobremesa, iniciamos el descenso a la vega de Poyales del Hoyo. Predominan los cultivos de olivo e higuera, hasta que se pierden en los llanos de prado y dehesa. Ya avanzada la tarde, daremos por concluida la cabalgata en Roble Alto, donde jinetes y caballos pasarán la noche. Previamente, con el coche de apoyo nos desplazaremos hasta Candeleda para recorrer sus típicas calles y cenar en el restaurante Los Castañuelos, que nos ofrecerá viandas de la tierra.

VIERNES 2 DE MAYO

Terminadas las tareas de alimentar  a nuestras monturas, y a nosotros mismos con un desayuno apropiado, iniciaremos la marcha hacia el río Tiétar, frontera entre tierras de labor y dehesas de encinas y alcornoques, un ecosistema que sobrecoge por su inmensidad, sorprendente con sus rincones, su fauna en libertad, el vuelo de las aves silencioso como el camino que seguimos.

Dehesa

Dehesa

Camino de la Barca, de los Contrabandistas, de las Huertas, a cada tramo que avanzamos cambia el nombre, quebrando la espesura de las encinas y los alcornoques. Hasta que llegamos a Corchuela. Huele a lumbre de leña. Antonio tiene el puchero de barro junto a las ascuas, asentando las bases de un cocido memorable. Como los de antes. Como los de siempre.

La Corchuela.¡Vaya cocidito!

En la venta de Corchuela

Una siestecita bajo una encina es un bálsamo para el espíritu y prepara el cuerpo para terminar la jornada. Entramos de lleno en el trazado de la Cañada Real Leones Occidental, camino trashumante que todavía hoy mueve miles de reses cada año. Nuestro objetivo es la cola del pantano de Navalcán, donde montaremos nuestro campamento para pasar la noche, en plena naturaleza. Cena en vivac, relatos de historias de jinetes y caballos.

SABADO 3 DE MAYO

Última jornada que todavía nos guarda nuevas sensaciones y experiencias. Dejamos el pantano de Navalcán para cruzar la localidad de Parrillas y tomamos el Camino Real que lleva hacia Arenas de San Pedro.

Pantano de Navalcán

Pantano de Navalcán

Con la Sierra de Gredos siempre de frente, territorio de jaras y encinas para buscar de nuevo el río Tiétar, a través de  suaves lomas de horizontes abiertos que nos acercan a la pared de Gredos. Después de comer a orilla del río, nos queda el último tramo de ascenso en ocasiones sinuoso, al monte Berrocal. Éste nos deja mansamente, sin estridencias a las puertas de Gredos Ecuestre, donde termina esta ruta de tres días de absoluta libertad.

Ascenso al Monte Berrocal

Ascenso al Monte Berrocal

LA RUTA INCLUYE:

Alquiler del caballo, 3 comidas, dos cenas, dos desayunos, seguros de responsabilidad civil y accidentes, coche de apoyo. Tienes que traer todo lo que necesites para dormir en el campo dos noches (esterilla, saco de dormir, útiles de aseo). Plazas muy limitadas.

PRECIO:  370€/PERSONA  Si reservas antes del 20 de Abril tienes un descuento de 30€.

También puedes participar con tu caballo. Consulta condiciones en el 615162662.

Anuncios

Floración del cerezo en el sur de la Sierra de Gredos.

No sólo de la nieve vive Gredos. En la cara sur nos encontramos con una primavera  exuberante, plena de color, y jaleada por innumerables ríos, arroyos y regatos gracias a la abundancia de lluvias invernales y ahora al deshielo. En esta cara sur se sitúa El Arenal un pueblo de montana enclavado, casi en su total extensión, al Parque Regional de la Sierra de Gredos desde su creación en 1.996 y, que además, forma parte de la Comarca del Valle del Tiétar siendo la población que está a más altura. Esta villa de origen pastoril, que se remonta a la época de la Reconquista y que obtuvo su autonomía en el año 1.732, se asienta entre los valles de los ríos Zarzoso y Arenal, rodeada de pinares y árboles frutales, siendo el  cerezo el rey del espectáculo; en un terreno accidentado de grandes desniveles, su mínimo nivel se sitúa en Los Berrecosos, a unos 650 – 700 m. sobre el nivel del mar, la mayor altitud 2100 – 2200 m. se da en las cumbres de la sierra (Peñita Arenas, La Cabrilla, Mojón de las Tres Cruces). Su clima es fresco, con grandes contrastes térmicos entre el invierno y el verano. Su paisaje mediterráneo ofrece grandes atractivos naturales con una vegetación arbórea, flora y fauna de gran riqueza: loros, pinos, cerezos, castaños, olivos, enebros, sabinas, jaras… conviven con la cabra montesa, corzos, jabalíes, ardillas, el águila real, arrendajos, la salamandra de Gredos, víbora hocicuda, truchas,…

El Arenal es un pueblo de calles estrechas y empinadas, lleno de rincones típicos y rica arquitectura popular, donde es una delicia pasear entre los cerezos en flor en la primavera y en otoño por sus castañares y, como no, degustar sus ricas cerezas y castañas.
En algunos de sus barrios perduran muestras de arquitectura popular, como en los barrios de La Corrala, Los Balcones (llamado así por la existencia de balconadas típicas de la zona), … Con casas de ventanas pequeñas, puertas y chimeneas grandes, construidas de piedra, adobe, madera y teja árabe, enjalbegadas de blanco.

                        

Algo que llama la atención del visitante es el buen numero de fuentes que de un extremo a otro recorren el pueblo: de Las Machorras, Fuentecilla, de la Plaza, de Los Nogales, de La Trucha, del Llano… La antigua vida pastoril se ve reflejada en los numerosos chozos, cuevos y corrales. Construcciones pastoriles que miran al pueblo desde Gredos y de los que cabe destacar el Cuevo de los “Tesillos”, el de “Romanias”, el de “Tío Cristos” y el Corral de “Los Felipes”. De entre sus productos autóctonos las cerezas y las castañas ya tienen reconocida fama y no hay que olvidar sus alubias blancas y cebollas rojas que en la actualidad sólo se cultivan para el autoconsumo.

Todo esto es lo que te invitamos a conocer, en una ruta a caballo de una jornada. Entre el 31 de marzo y el 20 de Abril puedes disfrutar de la floración no sólo del cerezo, sino de todo el entorno natural de la cara sur de la Sierra de Gredos.

En el Alto Tormes y la comarca del río Aravalle

Esta experiencia que proponemos es una muestra de colaboración para el fomento del turismo sostenible en la Sierra de Gredos. Un centro de turismo rural de la cara norte y una empresa de turismo activo de la cara sur. Esta ruta se puede realizar desde Abril hasta Octubre, pero recomendamos especialmente el mes de junio que es la época de floración del piorno.

Ruta a caballo de 4 días en el Parque Regional de la Sierra de Gredos para grupos de 2 a 6 personas. Nivel de dificultad medio. Solicita precio en:

El Centro de Turismo Rural LA QUINTA DEL CHOCOLATERO, situado en la localidad de Navatejares será el punto de partida y llegada de todos los recorridos. Tfno: 639 22 92 05

La Quinta del Chocolatero
La Quinta del Chocolatero

RUTAS A CABALLO GREDOS ECUESTRE aporta sus caballos para recorrer durante 4 días ,en rutas circulares, la amplísima variedad de paisajes y ecosistemas que la Sierra de Gredos nos ofrece. Tfno. 615 16 26 62

En la cara sur de Gredos
En la cara sur de Gredos

1ª JORNADA

Esta jornada nos servirá como toma de contacto con los caballos, siendo la más corta de las 4, con 18 kms de recorrido.

Saldremos a las 10:00 de la Quinta del Chocolatero y por caminos de ribera cercanos al cauce del río Tormes llegaremos a la localidad de los Llanos de Tormes. Una vez vadeado el río y cruzada la localidad, pondremos rumbo a Hermosillo donde se encuentra la fábrica de sidra “El Pomar de Gredos”.  Aquí nos mostrarán cómo de las sabrosas manzanas de la tierra, se elabora de forma artesanal la sidra que podremos degustar.

Terminada la visita, desde Hermosillo y por caminos flanqueados por prados, llegaremos a Barco de Ávila, capital de la comarca del Alto Tormes. En un mesón tradicional, la gastronomía serrana ocupará nuestro tiempo pudiendo elegir  entre platos tan característicos como las judías del Barco, las patatas revolconas con torreznos, truchas escabechadas o el afamado chuletón de ternera de Ávila. Postre casero para terminar y un descanso para digerir bien estos placeres.

Por la tarde, un recorrido por la historia de esta localidad. El castillo de Valdecorneja del s.XII, la iglesia del siglo XIV, o el extraordinario puente románico que cruza el río Tormes, jalonan nuestro regreso a Navatejares con las Sierras de Gredos y Béjar en nuestro horizonte.

Castillo y puente de Barco de Ávila
Castillo y puente de Barco de Ávila

2ª JORNADA

Es la jornada más larga y más dura, 33 kms.  de auténtica montaña, de paisajes remotos y espectaculares. La altitud de salida es de 1.033 mtrs., y salimos de La Quinta del Chocolatero hacia el río Aravalle,  por cuyo bosque de galería (alisos, fresnos, sauces, acebos) cabalgaremos para ir ascendiendo hasta la localidad de Gil García, cargada de arquitectura popular serrana. Seguiremos ascendiendo hasta Cardiel y el risco de El Águila, donde alcanzaremos la cota más alta de la ruta, 1.600 mts. Es la época de floración del piorno y el espectáculo visual no puede ser mayor, domina el amarillo allí donde mires. En las localidades serranas la floración del piorno es motivo de fiesta, engalanando sus calles y casas.

Desde la cuerda de Cardiel, tenemos una vista impresionante del macizo occidental de Gredos con la Covacha y sus 2.450 mts. , y la Azagaya dominando los circos glaciares con la Laguna de Barco de testigo. Con el silencio propio de estos lugares, llegaremos al refugio de la Escariuela, antes refugio de los pastores que cuidaban sus atajos de cabras y ovejas en los frescos pastos de verano. Aquí tenemos probabilidades de avistar algún ejemplar de la endémica Cabra Montés de Gredos(Capra Pirenaica) mientras damos cuenta de nuestra comida, hoy de alforja y bota de vino.

Las aguas cristalinas de la garganta de Galín Gómez nos invitan a seguir su curso para regresar.  En tiempo estival, las manadas de vaca Negra Ibérica (autóctona) campan por las praderas alpinas de Gredos y observarán nuestro paso hacia los bosques de pino y roble de la Nava de Barco. Formaciones graníticas esculpidas por la erosión, aves como el Bisbita alpino, prados y huertos familiares nos llevan a la localidad de Navamures, muy próxima al río Tormes, cuyo discurrir nos acerca a Navatejares para terminar la jornada en el jacuzzi de la Quinta del Chocolatero.

Ascensión a la Laguna de Barco
Ascensión a la Laguna de Barco

3ª JORNADA

Para compensar el esfuerzo del día anterior, hoy la ruta es más suave aunque con el mismo kilometraje, 33.  El río Aravalle desde su nacimiento en el Puerto de Tornavacas hasta su desembocadura en el río Tormes, traza un valle al que da su nombre y que es el objetivo de esta jornada.  Este valle está flanqueado por la Sierra de Gredos y la Sierra de Béjar lo que configura su característica de valle alpino.  Seguiremos  el  Camino Real, denominado así por ser el utilizado por el rey Carlos I y su corte para llegar a su retiro en el Monasterio de Yuste;  podremos disfrutar de la bella arquitectura tradicional serrana con mampostería en seco, teja árabe y madera a nuestro paso por los pueblos del valle como Santiago del Aravalle, Retuerta,  Umbrías, Gil García y Puerto Castilla, último pueblo castellano antes de llegar a tierras extremeñas a través del Puerto de Tornavacas.  Aquí disfrutaremos de las vistas que se nos ofrecen sobre el Valle del Jerte, de una buena comida y un descanso antes de regresar a Navatejares.

Bosques primarios de robles, arroyos de aguas cristalinas, fauna autóctona y gentes amables de castilla en su trabajo de la tierra y del campo, nos acompañarán durante todo el camino de regreso.

Río Aravalle
Río Aravalle

4ª JORNADA

Último día para disfrutar con Gredos Ecuestre de esta tierra del macizo occidental de la Sierra de Gredos.  Entre huertos y prados dejamos Navatejares, vadeamos el río Tormes y por la localidad de los Llanos de Tormes nos dirigimos río arriba con vistas al Pico Almanzor, la altura máxima de la Sierra de Gredos con 2.572 mts.  El recorrido es suave, con muy poco desnivel y 28 kms. para disfrutar a caballo.

La ribera del Tormes ofrece refugio a una gran cantidad de aves,  destacando las rapaces como el águila culebrera, el águila real o la calzada. Dejándonos llevar por el sonido del agua y de la magia del bosque, llegaremos al pueblo de la Aliseda, donde se puede visitar el Centro de Interpretación del Río (opcional).  Un puente románico nos facilita el cruce del Tormes para dirigirnos a la localidad de Bohoyo donde haremos un alto para comer.

Bohoyo es un enclave privilegiado en Gredos, con casas típicas de arquitectura tradicional. Cuenta con la iglesia de la Asunción del S. XV y varias fuentes que constatan la abundancia de agua de este territorio. Podemos encontrar embutidos elaborados de forma tradicional de gran calidad. Desde Bohoyo retornamos remontando a través de bosques de robles para llegar hasta la garganta de los Caballeros , que cruzaremos en la localidad de Tormellas por su puente del S. XVII.  Podemos contemplar la rehabilitación de uno de los muchos molinos de agua que jalonan el cauce del Tormes, en este caso reconvertido en casa rural.

Llegados a nuestro alojamiento, y si la noche acompaña, podremos disfrutar de la  maravillosa noche  estrellada de la Sierra de Gredos, que ha conseguido la certificación “Star Light” al ser uno de los 20 mejores emplazamientos del mundo para la contemplación del cielo.

Puente de Tormellas
Puente de Tormellas