CALLEJEAR GUISANDO: LA RUTA

EN GUISANDO

EN GUISANDO

 

Un día típico de invierno, con un aire gélido, molesto, pero que no nos desanimó en absoluto. Pensábamos que los caballos estarían nerviosos, pero se portaron perfectamente. Ningún problema. Pudimos disfrutar de un paisaje “como de cuento” según nuestra amiga Lola.  La comida fué un buen colofón a una mañana divertida y la tarde la rematamos con una merienda a base de picadillo de chorizo y morcilla, elaborados en casa, y unos míscalos en salsa.  Y para despedirnos de los amigos, unas canciones al son de la guitarra de Nando y la voz de Paco. Ideal para finalizar esta ruta.LLEGANDO A GUISAND